Preparación de exámenes que certifican el nivel de español. Resumen 23/03/19.

¡Hola #CharlaELEros!

El día 23 de marzo nos volvimos a reunir en una de nuestras charlas virtuales de #profesELE para intercambiar opiniones y experiencias sobre un tema tan actual como es la preparación de exámenes que certifican el nivel de español. 

Durante esta #CharlaELE1 contamos con participantes de diferentes puntos del planeta, así como con nuestros compañeros del equipo coordinador @franciscorguezr y @Eva_Kobe en los roles de moderador y comoderadora respectivamente.  

Las preguntas que planteamos para nuestro encuentro en Twitter fueron las siguientes:




Pregunta 1: ¿Qué exámenes oficiales de certificación de español conoces? ¿Has participado en alguno de ellos?

Los participantes en nuestra tertulia virtual mencionan varios tipos de exámenes conducentes a certificaciones con diferencias entre ellos. En este sentido, dependiendo de cuál sea el objetivo del aprendiente y el país en el que se encuentre, puede optar por algunas de las siguientes modalidades:
  • DELE o SIELE cuya certificación expide el Instituto Cervantes.
  • El AP (Advanced Placement), el cual es muy común en Estados Unidos y reconocido en muchas ocasiones por las universidades.

Además de estas certificaciones tan conocidas entre los docentes y alumnos #ELE de todo el mundo, existen otras muchas en diferentes universidades e instituciones que, aunque carezcan de la oficialidad que tienen los mencionados, pueden servir para demostrar el nivel de español adquirido. 


Pregunta 2: ¿Qué características tiene que tener un buen preparador de exámenes de certificación?

Según las aportaciones de los participantes, ya sea como examinadores o como alumnos, es fundamental que conozca bien las características del examen (duración, requisitos, puntos, tipos de ejercicios, destrezas a trabajar...) para preparar a los alumnos de la mejor manera posible. Por tanto, la experiencia docente siempre será muy útil a la hora de planificar las sesiones orientadas a aprobar exámenes oficiales.

A pesar de lo señalado hasta ahora, nos preguntamos si conocer las características del examen y poseer estrategias para enseñar a aprobarlo es suficiente para que los estudiantes tengan éxito. Aunque parezca obvio, pensamos que el docente debe reunir una serie de cualidades imprescindibles como ser dinámico, flexible, empático y resolutivo, es decir, el filtro afectivo juega un papel muy importante en el trabajo del profesor. En este sentido, los docentes deberán estar informados y formados de las nuevas investigaciones sobre la adquisición de segundas lenguas que se estén llevando a cabo para aplicarlas en su aula en el contexto de este tipo de clases. 


Pregunta 3: ¿Qué diferencias hay entre una clase de preparación de exámenes oficiales y una de español general?

Como señalábamos más arriba, las clases de preparación de certificaciones oficiales generalmente están orientadas a lograr éxito en este tipo de exámenes para que los participantes consigan el certificando pertinente. Por ello, tienden a centrarse en los requisitos del examen en detrimento del ejercicio comunicativo, la gramática o el léxico. Si bien es cierto que se trabajan contenidos gramaticales, generalmente están intrínsecamente vinculados a lo que se va a pedir en el examen y no al crecimiento del alumno en su aprendizaje. 
Por otro lado, es importante señalar que en este tipo de clases se dedica mucho tiempo a la logística de examen, es decir, a mostrar el formato y a desarrollar habilidades para pasarlo (conocer trucos, reglas mnemotécnicas, estructuras tipo...), así como la gestión del tiempo. 

Pregunta 4: ¿Cuáles son los principales retos de este tipo de cursos para preparadores y candidatos?

La mayoría de los participantes coinciden en que estas clases suelen seguir un modelo de enseñanza fijo y bastante rígido, por tanto, los profesores tienen que enfrentarse a un gran reto con relación a la dinamización de la enseñanza. Sin perder de vista el objetivo (que el alumno logre la certificación o nivel pertinente), debemos buscar momentos que favorezcan la gamificación de la enseñanza para que los estudiantes no se desmotiven. Asimismo, es importante añadir que un examen de certificación no puede/debe entenderse como el final del aprendizaje de una L2, pues dicho aprendizaje continúa durante toda la vida mientras el alumno quiera seguir con ello, así que es muy importante estar entrenado en la gestión de las emociones para ayudar a relativizar los posibles fracasos.

Como podéis ver, el intercambio entre los participantes fue muy productivo y permitió llegar a conclusiones que nos pueden ayudar en nuestra tarea docente, tanto si nos dedicamos actualmente a la preparación de exámenes como si pretendemos hacerlo en un futuro. Por tanto, si tienes algo más que aportar sobre este tema siempre puedes hacerlo en Twitter utilizando nuestra etiqueta. 

Tras esta amena conversación e intercambio de experiencias, nuestros compañeros del equipo coordinador de #CharlaELE1 se despidieron agradeciendo su participación a todos los #CharlaELEros y anunciando nuestro próximo tema: Input Comprensible (IC). 

¡Os esperamos en nuestro próximo encuentro! No olvides seguir a @CharlaELE1 para estar informado/a de lo último en la enseñanza de #español desde la perspectiva docente. 

Comentarios

Entradas populares