Entradas populares

sábado, 16 de diciembre de 2017

Creamos nuestro propio problema de matemáticas

Después de un descanso y el estrés de las visitas familiares, retomo el blog con más ganas que nunca para compartir una de las últimas actividades que hemos hecho en clase estos últimos días: escribir y resolver nuestros propios problemas de matemáticas. Sí, ya sé que puede parecer algo simple, sobre todo si se trabaja en un contexto monolingüe, sin embargo, cuando el contexto es bilingüe y multicultural, la comunicación y expresión del razonamiento lógico-matemático a través de la escritura no es una tarea fácil.
A pesar de las dificultades que a veces podemos experimentar, quiero destacar las ganas de los niños por aprender, por practicar cosas nuevas, por poder trabajar en un espacio con libertad de movimiento, por sentirse útiles y ver que estás orgullosa de ellos, no importa como salga el trabajo. Como siempre digo (y esto es algo que vi en un letrero en inglés hace mucho tiempo...): está bien no saber, pero no está bien no intentar. Y así es como conseguimos ese clima en el que todos nos sentimos tan bien. Y así también es como puedo dedicar miles de horas en casa a planificar proyectos "chulis" (les encanta esta nueva palabra que les he enseñado) para la clase de matemáticas.

En la imagen de abajo podéis ver la plantilla que les he proporcionado como ayuda para guiarles en su escritura.


Una vez escrito el problema, los alumnos han tenido que resolverlo con la estrategia más óptima. En estos momentos están comenzando a experiementar con la descomposición de cantidades en decenas y unidades. Para practicar estos conceptos, los alumnos descomponen el total en decenas y unidades y lo expresan mediante una ecuación de suma. A continuación, restan nueve a la decena y, finalmente, suman las partes restantes para dar con la respuesta.

Para hacer el trabajo un poco más variado y ayudarles a encontrar el vocabulario más adecuado, les he proporcionado una lista de palabras que podían usar. Cada pareja ha elegido las palabras que más se ajustaban a lo que ellos querían expresar. Como siempre, han ido marcando las palabras usadas para no volver a repetirlas o equivocarse. El objetivo para nuestro próximo problema es dejar libertad para elegir el objeto del que hablar y aumentar la lista de palabras.



Para terminar, en la otra parte del papel les he dejado libertad (y tiempo) para realizar un dibujo que represente lo que han contado en el problema. Es increíble la capacidad que tienen para ilustrar cuando les dejamos tiempo... Me ha tocado ser la protagonista de uno de los problemas y comer chocolates (como ellos dicen). Aunque el parecido es un poco cuestionable, son muy observadores y han escrito la tilde en mi apellido... ¡Genial!


Espero que os haya gustado... y os anime a hacerlo con vuestros alumnos. ¡Los resultados son siempre una sorpresa!

1 comentario:

  1. Me parece muy original la manera de trabajar las descomposición en decenas y unidades a través de estos problemas creados por el alumno. Además, me encanta la libertad que tiene el alumno! Sin duda una actividad muy motivadora.

    ResponderEliminar