Entradas populares

viernes, 29 de diciembre de 2017

Unidad 1: De la percepción al entendimiento. Reflexión.


Tras haber completado la primera unidad del MOOC sobre visual thinking desarrollado por el INTEF, tengo más claro que nunca que la imagen desempeña un papel muy importante en la comunicación de nuestras ideas, emociones o pensamientos. Por algo se dice que una imagen vale más que mil palabras. Sin duda, el lenguaje visual posee una riqueza expresiva y valor comunicativo por sí mismo. Por ello, voy a escribir una breve reflexión sobre lo que he aprendido en este primer módulo siguiendo las preguntas que se proponen:

¿Qué te puede aportar a tu forma de trabajar? Aunque siempre incluyo distintos tipos de lenguaje en mi práctica diaria, a partir de ahora voy a poder hacerlo de manera más estructurada y consciente con el fin de favorecer la comunicación de las ideas de manera directa y ampliar los canales de comunciación para la transmisión de los contenidos. De esta forma, el mensaje verbal se apooyará siempre en imágenes y movimientos, por tanto, se adecuará a los distintos estilos de aprendizaje. 

¿Cómo podrías utilizarlo en tu ámbito profesional? En este momento, el primer paso será incorporar lenguaje visual en todas las actividades que conforman el proceso educativo, así como en los procesos de comunicación con docentes y familias. Por ello, iré analizando de qué formas puedo ir incorporándolo para que todo quede perfectamente ajustado a las necesidades de los alumnos y sus familias. 

¿Crees que tu alumnado podría utilizarlo para aprender? La respuesta es clara: sí. Como principal encargada de guiarles en su aprendizaje, creo que debemos ajustar el trabajo con este tipo de lenguaje a las necesidades y características de los alumnos favoreciendo la autoexpresión y el uso de diferentes técnicas para ello. 


Una vez acabado el primer módulo, quiero terminar esta reflexión con mi último avatar. Ha sido muy divertido. Este sitio te permite mezclar partes de animales y de humano en tu avatar. Ahora estoy creando otro con melena de león. Muy entretenido... ¡Nos vemos en la siguiente reflexión!


lunes, 18 de diciembre de 2017

¿Ecuaciones de póker? ¿Cómo se juega?


¡Hola de nuevo!

En esta entrada voy a explicaros lo último que he hecho con las cartas de póker (o póquer) en una de las estaciones de matemáticas. Como ya expliqué hace un tiempo, mis clases de matemáticas en español están distribuidas de la siguiente manera: actividad de fluidez (en papel, contando, cantando...), pequeña lección en gran grupo (incluyendo la interacción e intercambio de ideas entre parejas y grupos) y estaciones (actividades planificadas para trabajar estándares o estrategias específicas y adaptadas a las características y niveles de los alumnos incorporando numeroso material manipulativo).
Nosotros trabajamos en estaciones tres días a la semana durante un tiempo aproximado de 45 minutos. En este periodo los alumnos hacen dos rotaciones y tienen la oportunidad de realizar dos juegos diferentes para practicar de manera independiente contenidos trabajados, familiarizarse con otros nuevos que van a ir apareciendo o recibir el apoyo específico de un maestro para ayudarles a superar dificultades y proponer nuevos retos.

La actividad Ecuaciones de póker está enmarcada en el tiempo de estaciones. Aquí tenéis la ficha técnica de esta actividad:



El objetivo de esta propuesta es la resolución de ecuaciones de tres sumandos aplicando la propiedad asociativa a través de la búsqueda de dobles (números que se repiten) y sumas de diez (pares de números cuya suma da diez). Los niños rellenan el mantel de cartas poniendo una en cada hueco y eligen los números de su suma. A continuación, escriben la suma en el espacio correcto de su ficha dependiendo de si tiene dobles o sumas de diez. Finalmente, resuelven la operación comenzando por los números que pueden agruparse por reunir la cualidad de dobles o sumas de diez.

Aquí tenéis una captura del juego con el mantel, las cartas y la ficha de ecuaciones.



Las cartas de póker contienen naipes con figuras de reyes y reinas que no poseen valor numérico para ellos. Por eso, hemos acordado que representen el cero.




Y lo mejor... un pequeño vídeo de los niños jugando. ¡Qué bien se les da!


¡Hasta pronto!

sábado, 16 de diciembre de 2017

Creamos nuestro propio problema de matemáticas

Después de un descanso y el estrés de las visitas familiares, retomo el blog con más ganas que nunca para compartir una de las últimas actividades que hemos hecho en clase estos últimos días: escribir y resolver nuestros propios problemas de matemáticas. Sí, ya sé que puede parecer algo simple, sobre todo si se trabaja en un contexto monolingüe, sin embargo, cuando el contexto es bilingüe y multicultural, la comunicación y expresión del razonamiento lógico-matemático a través de la escritura no es una tarea fácil.
A pesar de las dificultades que a veces podemos experimentar, quiero destacar las ganas de los niños por aprender, por practicar cosas nuevas, por poder trabajar en un espacio con libertad de movimiento, por sentirse útiles y ver que estás orgullosa de ellos, no importa como salga el trabajo. Como siempre digo (y esto es algo que vi en un letrero en inglés hace mucho tiempo...): está bien no saber, pero no está bien no intentar. Y así es como conseguimos ese clima en el que todos nos sentimos tan bien. Y así también es como puedo dedicar miles de horas en casa a planificar proyectos "chulis" (les encanta esta nueva palabra que les he enseñado) para la clase de matemáticas.

En la imagen de abajo podéis ver la plantilla que les he proporcionado como ayuda para guiarles en su escritura.


Una vez escrito el problema, los alumnos han tenido que resolverlo con la estrategia más óptima. En estos momentos están comenzando a experiementar con la descomposición de cantidades en decenas y unidades. Para practicar estos conceptos, los alumnos descomponen el total en decenas y unidades y lo expresan mediante una ecuación de suma. A continuación, restan nueve a la decena y, finalmente, suman las partes restantes para dar con la respuesta.

Para hacer el trabajo un poco más variado y ayudarles a encontrar el vocabulario más adecuado, les he proporcionado una lista de palabras que podían usar. Cada pareja ha elegido las palabras que más se ajustaban a lo que ellos querían expresar. Como siempre, han ido marcando las palabras usadas para no volver a repetirlas o equivocarse. El objetivo para nuestro próximo problema es dejar libertad para elegir el objeto del que hablar y aumentar la lista de palabras.



Para terminar, en la otra parte del papel les he dejado libertad (y tiempo) para realizar un dibujo que represente lo que han contado en el problema. Es increíble la capacidad que tienen para ilustrar cuando les dejamos tiempo... Me ha tocado ser la protagonista de uno de los problemas y comer chocolates (como ellos dicen). Aunque el parecido es un poco cuestionable, son muy observadores y han escrito la tilde en mi apellido... ¡Genial!


Espero que os haya gustado... y os anime a hacerlo con vuestros alumnos. ¡Los resultados son siempre una sorpresa!