Entradas populares

viernes, 10 de noviembre de 2017

El reto de trabajar con grupos heterogéneos

El trabajo con grupos heterogéneos es uno de los retos a los que los profesionales de la enseñanza tenemos que hacer frente en algún momento de nuestra vida. La heterogeneidad puede manifiestarse de formas muy variadas: la edad y el nivel de desarrollo madurativo (especialmente cuando se trabaja con edades tempranas), necesidades individuales e intereses o diferencias culturales. Conscientes de este hecho, nuestros seguidores y participantes de #CharlaELE1 han decidido que sea nuestro siguiente tema a tratar.
Aquí tenéis la infografía que ha creado mi compañera @MundodePepita para nuestro encuentro. Iremos poniendo también las preguntas sobre las que tuitearemos el sábado 11 de noviembre.




Durante estos días he estado reflexionando sobre la heterogeneidad, su significado e implicaciones dentro del aula. No sé si cuando hablamos de heterogeneidad también lo hacemos de diversidad pero lo que sí tengo claro es que el propio concepto heterogéneo implica identificar a la persona tal y como es y no como se desearía que fuera (López, 1997). Este hecho resalta la importancia de la planificación de la enseñanza que nos permita elegir los principios y criterios que van a guiar nuestra práctica diaria a la hora de desarrollar y evaluar cualquier esfera del sistema educativo para que todos los alumnos alcancen los objetivos desde su propia individualidad. ¿Pero qué debemos priorizar en cada momento para que nuestras intervenciones resulten eficaces? En el ámbito de la enseñanza de español a través del contenido son muchas las cuestiones que van surgiendo cada día a la hora de abordar la heterogeneidad y las diferencias individuales: ¿debemos priorizar la maduración de los alumnos? ¿Sus conocimientos previos e intereses? ¿Los objetivos del curso? ¿Los resultados que deben alcanzar en las evaluaciones externas? Está claro que tenemos que comenzar con algo y para eso hay que establecer un orden que nos permita trabajar de manera global desde los intereses del alumno y, en mi caso, del niño/a.

Una vez analizado el contexto del que partimos, lo más difícil es encontrar la forma de trabajar, de identificar los recursos y estrategias que guíen nuestra práctica de la manera más existosa posible. Por ello, he decidido que en mi clase la interacción entre los niños/as es fundamental en el desarrollo de la lengua materna y la adquisición y perfección de la lengua meta y, de esta forma, el trabajo en pequeño grupo o en parejas no puede faltar cada día ya sea para saludarnos, para contarnos algo que ha sucedido o para intercambiar opiniones e ideas sobre cómo resolver un problema de matemáticas. Esta organización permite trabajar sobre la Zona de Desarrollo Próximo (ZDP) y hacer a los alumnos más participativos, críticos y responsables. Para mí es la mejor opción a la hora de abordar la heterogeneidad en el aula y atender a la diversidad del grupo.

En mi clase los estudiantes pueden aportar ideas de cómo quieren trabajar y de qué forma van a compartir. Por ejemplo, esta semana hemos acordado que trabajaremos por parejas y respetaremos el el turno de habla y trabajo utilizando dos objetos diferentes: camisetas y calcetines para un grupo; y cucharas y tenedores para el otro. Sí, suena un poco extraño pero es lo que ellos han elegido y yo la encargada de gritar si es camiseta, calcetín, cuchara o tenedor la persona que debe hablar o realizar el ejercicio. Os paso una imagen para que podáis entenderlo:




En el vídeo que os voy a mostrar a continuación vais a ver una pareja trabajando en un pequeño proyecto de matemáticas. En esta pareja, uno de los miembros tiene como primera lengua el español y el otro el inglés. Mi objetivo es que trabajen sobre el contenido e intercambien opiniones, ideas y estrategias en español. Siento que haya un poquito de ruido de fondo y el audio no sea demasiado bueno... ¡Así es el trabajo en parejas en mi clase!




Esta manera de trabajar también se puede llevar a cabo en pequeño grupo en el que cada niño/a desempeñe un rol distinto. En mi caso, me gusta crear grupos pequeños y diversos según sus necesidades e intereses, nivel de desarrollo individual y desarrollo lingüístico, según su lengua materna, etc. De esta forma, los niños/as pueden aprender unos de los otros mientras que yo voy identificando sus necesidades y proporcionándoles el apoyo necesario para alcanzar los objetivos de la actividad.

Esta es mi pequeña aportación para nuestro encuentro en Twitter. Como todo, siempre se puede mejorar, así que espero ansiosa las aportaciones de todos los participantes para sacar conclusiones de manera conjunta y mejorar así nuestra tarea. ¡Qué ganas tengo ya! Nos vemos el sábado. ¡No olvides utilizar la etiqueta #CharlaELE1!







No hay comentarios:

Publicar un comentario